Beatriz Lorenzo Iñigo

Artista Visual

Statement

Entiendo la práctica artística como una forma de análisis y conocimiento de conceptos sociológicos y emocionales, es la forma en que me sumerjo en la psique humana.
Para mí, el arte es un medio de expresión y análisis del mundo cotidiano que me rodea. Mis obras son el resultado de la observación, la experiencia y la memoria. En ellas, una multitud de elementos son representados como símbolos de la riqueza y complejidad que habita en la mente, evitando la simplificación de las etiquetas.

Mi interés se centra en representar una realidad subjetiva tomando la imaginación como elemento desencadenante de la creación pictórica. Me interesa dejar un rastro del gesto, de la pincelada, como símbolo o expresión del nervio, del estado de ánimo, como si fuera algo vivo. De esta manera la obra muestra los procesos creativos, las dudas, la determinación, el miedo, la libertad.

En mis obras aparecen símbolos recurrentes, como la máscara, que representan el deseo de libertad de representación del otro y de uno mismo. La máscara en mi obra está presente no como algo que esconde, sino como algo que se utiliza para representar el ser libre de las ataduras de la cultura dominante.

Los patrones gráficos son otro elemento que utilizo con frecuencia. Para mí representan las pequeñas rutinas que hacemos a diario y que forman parte de nuestra personalidad. Al representar estos elementos repetitivos a través del lenguaje de la pintura, la repetición exacta nunca es posible, siempre hay pequeñas variaciones de un elemento a otro, viene a representar una fascinación por apreciar lo diferente dentro de la rutina.

Estos dos elementos hablan en última instancia de un tema que es el hilo conductor de mi obra, que es el tema de la identidad. Esta identidad se entiende tanto a nivel individual como colectivo, la relación de la identidad individual con el grupo, qué lugar ocupamos en él y cuál es la influencia que la identidad colectiva tiene en la formación del individuo.

Mi método de trabajo parte siempre de la representación de la figura humana utilizando diversas técnicas pictóricas como el óleo, el collage y el stencil.
El proceso pictórico me lleva a aplicar la pintura a través de un sistema de superposición de capas, donde aparecen elementos relacionados con otros ya existentes de forma libre y suelta hasta dar lugar a una lectura compleja, con multitud de referencias que se funden hasta desdibujar la figuración inicial de la obra.